Atrás

VÍCTOR SOLANAS-DÍAZ · "Neither"

VÍCTOR SOLANAS-DÍAZ · "Neither"

del 24 mayo al 7 de julio de 2019

 

 

Bajo el título NEITHER se presentan una serie de obras procedentes de un proyecto de investigación sobre los patrones estructurales y los motivos geométricos que se pueden realizar con un único elemento: la cinta señalizadora adhesiva de diagonales amarillas y negras. Se trata, por tanto, de un trabajo de análisis y estudio sobre las posibilidades del citado material. Estos patrones y motivos, una vez clasificados y organizados, son utilizados posteriormente en diferentes intervenciones artísticas realizadas en arquitecturas y elementos urbanos, cuyo objetivo final es la transformación del espacio mediante efectos ópticos de distorsión y cinetismo.

El proyecto se origina como una reflexión sobre la organización del material sonoro en determinados tipos de composiciones musicales, pero la clave radica en articular la distribución de la cinta adhesiva mediante procesos de modulación/transformación para explotar al máximo las posibilidades del material y lograr estructuras más complejas y depuradas aplicando este tipo de procedimientos.

En NEITHER no hay ningún patrón estructural que predomine sobre los demás si no que todos se interrelacionan, resultando intercambiables e incluso modificables, siempre que el discurso resulte eficaz dentro de los límites de la reiteración. Y aunque en algunos casos las obras puedan parecer más complejas, ello se debe a que, dentro de la estructura general, los patrones compositivos se han dispuesto de esa precisa manera.

Por su parte, las franjas diagonales amarillas y negras contenidas en la cinta señalizadora son los elementos básicos de la obra: generan la forma, el color y la textura y son tomados como píxeles que se combinan mediante un sistema binario sencillo que se torna complejo desde el momento en que se aplican direccionamientos vectoriales y distintas fórmulas matemáticas para crear efectos de torsión y movimiento. El efecto pixelado, ejemplo de precisión y rigor, origina formas cercanas al Op-art que obligan al espectador a releer el espacio continuamente y cuestionarse la realidad física de su entorno y su relación con ella.

Otro de los planteamientos conceptuales subyacentes en el presente proyecto es la posibilidad de aplicar sistemas de clasificación y ordenación de forma metódica al proceso de producción artística para evitar la permanente incertidumbre que genera el carácter inercial e inconsciente de muchas de las acciones propias de la creación artística. Mediante el empleo de un material determinado y de su organización y control totales, se genera una obra plástica de índole industrial fundamentada en la idiosincrasia del producto prefabricado, cuyas posibilidades son estudiadas a fondo para lograr las máximas posibilidades plásticas con un elemento mínimo. Todo ello se hace patente en el hecho de que ninguna obra posee un título propio, más allá de la indicación del número que se le asignó una vez realizada, dentro del proceso de producción, aludiendo así a la mecanización industrial aplicada en la ejecución de las obras.

Las obras tienen un formato uniforme de 100 x 100 cm cada una y están realizadas en cartón blanco de doble densidad. Solamente una obra de las que conforman la exposición tiene unas medidas diferentes: se trata de dos piezas de 30 x 100 cm cada una, planteadas para ser ensambladas como si de un fragmento extraído de una intervención en la pared se tratase.

                                                                                                                                  Víctor Solanas-Díaz