Atrás

Paleophonía - Una exposición sobre la historia de la grabación sonora

Paleophonía - Una exposición sobre la historia de la grabación sonora

En el ser humano siempre ha existido la necesidad de perpetuar, no ya su propia especie, sino su obra. Así, en la arquitectura ha intentado realizar construcciones que le trascendieran en el tiempo, al igual que en las artes plásticas. Sin embargo, es notable observar que en el ámbito sonoro la perpetuación de su obra no haya tenido éxito hasta tiempos recientes. Si bien ya en la Antigüedad aparecen referencias a los primeros artefactos musicales automáticos, la captura del sonido, y consecuentemente la de la voz humana, no ha sido posible hasta finales del siglo XIX.

Fue en 1632 cuando Galileo Galilei (1564-1642) se percató de la ma- terialización visual de determinados sonidos bajo determinadas condiciones, y así lo describe en su Dialogo sopra i due mássimi sistemi del mondo, ano- tando que mientras se hallaba limando un plato de bronce, las limaduras que se desprendían de éste cayendo sobre su propia superficie, se alineaban formando líneas geométricas cuando el plato entraba en vibración al roce del la lima.

Cincuenta años después, en 1680, el científico Robert Hook (1635-1703) desarrollaría diversos experimentos frotando un plato de cristal, cubierto con una fina capa de harina, con un arco de violín. Hook tomó nota de las distintas figuras que los sucesivos sonidos hacían aparecer sobre el plato. Con posterioridad, Ernst Chladni (1756-1827) desarrollaría aún más estos experimentos, publicándolos en diversos tratados.

Unas décadas después, el científico Ingles Thomas Young (1773-1829), entre sus múltiples experimentos físicos, desarrollaría en 1807 un aparato capaz de medir el sonido emitido por un diapasón, es decir, una de esas horquillas vibrantes, que al ser golpeadas  emiten una nota limpia y clara, y que habitualmente se utilizan para la afinación de instrumentos musicales. A este aparato de medición se le conocería simplemente como el Aparato de Young, y el propio científico lo definiría con las siguientes pa- labras: "Mi instrumento se puede utilizar sin dificultad para medir el número y la amplitud de las vibraciones de los cuerpos sonoros, adaptando a un diapasón  una aguja capaz de escribir un surco ondulado  sobre un cilindro giratorio".

Ficheros de descarga